¿Cuál es la diferencia entre la primera visión de José Smith y los relatos de otras visiones de esa época?

Por Dastin Cruz

Muchos miembros de la iglesia desconocemos ciertos aspectos importantes de la historia sobre el ambiente que rodeaba al profeta José Smith, puesto que varias personas alrededor de su época tuvieron experiencias visionarias. Evidencia de esta cultura visionaria de principios del siglo XIX se puede encontrar con la cultura informática actual con unos pocos clics de un ratón. Hay disponible aproximadamente treinta y dos folletos que relatan experiencias visionarias publicadas en los Estados Unidos entre 1783 y 1815, todos menos siete sobre visiones experimentadas después de 1776. 1
Los críticos señalan que al no ser único e inédito "La Primera Visión" sino que eran comunes en la época de José, y tambien por las similitudes de las visiones, el relato de José debe ser un plagio. Aprendamos más sobre ellos.

Visiones en la época de Jose Smith

En ese época había personas que iban al bosque a orar después de leer la Biblia y, como resultado, recibían visiones y epifanías. Los visionarios no son extraños en entornos donde las personas están rutinariamente abiertas a lo divino. Incluso el famoso Charles Finney tuvo uno. Finney, después de retirarse al bosque a orar, describió la experiencia:
"Justo en ese momento, me pareció oír nuevamente que alguien se acercaba a mí y abrí los ojos para ver si así era. Pero justo allí, se me mostró claramente que el orgullo de mi corazón era la gran dificultad que había en mi camino. Una abrumadora sensación de mi maldad me hizo sentir vergüenza de que alguna persona me viera de rodillas delante de Dios, y surtió tal tan poderosa posesión de mí, que lloré con todas mis fuerzas y exclamé que no me iría de ese lugar aunque todo los hombres en la tierra y todos los demonios del infierno me rodearan. "¡Qué!" dije: "¡Soy un pecador tan degradado, de rodillas confesando mis pecados al Dios Grande y Santo; y avergonzado de cualquier persona, pecadora como yo, me encontrara de rodillas esforzándome por hacer las paces con Dios por mis ofensas!" Mis pecados me parecían horribles, infinitos. Me quebré ante el Señor.

Justo en ese momento este pasaje de la Escritura pareció llegar a mi mente como un torrente de luz: "Entonces vendréis y oraréis a mí y yo te escucharé; y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis con todo vuestro corazón."Inmediatamete esto se apoderado de mi corazón. Yo había creído en la Biblia antes de forma intelectual; pero en mi mente nunca había estado la verdad de que la fe era la confianza voluntaria en lugar de un estado intelectual. Estaba tan consciente de confiar en ese momento en la veracidad de Dios, como lo estaba de mi existencia. De alguna manera sabía que ese era un pasaje de las Escrituras, aunque creo que nunca lo había leído. Yo sabía que era la palabra de Dios, y la voz de Dios, por así decirlo, que me habló. Lloré diciéndole a Él, "Señor, tomo tu palabra. Ahora tú sabes que yo te busco con todo mi corazón, y que he venido aquí para orarte; y has prometido que me escucharás.2
Aunque Finney no afirma haber visto ningún personaje, sí describe una comunicación con Dios. José Smith describe sus experiencias de la misma manera que otros en su entorno.

Unirse a una iglesia en esa época requería que uno explicara su posición con Dios ante un predicador

Tenga en cuenta que José oró para averiguar si sus pecados habían sido perdonados. Y descubrió que se le perdono. Esto lo complació mucho. ¿Por qué él oró sobre este asunto? La razón es que al unirse a una iglesia en esa época a menudo requería que uno explicara su posición con Dios a un predicador. Estamos tratando con sectas protestantes. Y los protestantes conservadores creen que uno es salvo (justificado) en el momento en que uno confiesa a Jesucristo como su Señor y Salvador. Así que José, cuando se enfrentó a las sectas protestantes rivales, estaba profundamente preocupado por sus pecados. Uno tenía que demostrarse a sí mismo y también convencer a un predicador de que uno había sido salvado, es decir, justificado. Y había, como se mencionó, muchos ejemplos en los cuales las oraciones fueron respondidas por visiones en las cuales la persona aprendió que Dios había perdonado sus pecados.

Una diferencia entre la visión de José y los demás visiones es que se le dijo a José que no se uniera a ninguna denominación

La diferencia entre la experiencia de José y los muchos otros relatos de visionarios es que, además de que se le dijo que sus pecados habían sido perdonados, también se le dijo que no se uniera a ninguna denominación. Cuando contó esa parte de su experiencia visionaria, lo metió en un gran problema con los predicadores. No era la visión lo que era un problema para los predicadores, sino la parte de su relato de que no debería unirse a alguna secta.

La cuestión es que, contrariamente a nuestra forma actual de contar su historia, la Primera Visión no fue el comienzo del llamado de José como Vidente, Profeta, Revelador y Traductor. Aunque ahora nosotros vemos que su visión señaló el comienzo de la restauración, su visión no comenzó la obra de la restauración, pero evitó que se uniera a una de las denominaciones. Fueron los encuentros subsecuentes de José con Moroni lo que lo hizo un Vidente, y finalmente el Profeta fundador de una Iglesia naciente, y no su visión inicial, ya que inicialmente su visión fue para él un evento privado del que era reacio a hablar, aunque eventualmente dictó algunos relatos muy incompletos que se encontraron y se publicaron durante nuestra época. Y aunque José contó a pocas personas sobre lo sucedido, se corrió la voz, causandole muchos problemas con los predicadores protestantes.

Ni José ni otras personas de esa época señalaron que la razón para convertirse en Santos de los Últimos Días fue el relato de la Primera Visión

José finalmente escribió al final de su vida el relato de su temprana visión, porque los rumores sobre ello habían circulado y le habían causado dificultades. Pero ni José ni otras personas de esa época señalaron que la razón para convertirse en Santos de los Últimos Días fue el relato de la Primera Visión. Fue mucho más tarde que lo que ahora llamamos la Primera Visión comenzó a adquirir una importancia especial para los Santos. Una razón es que los estadounidenses pronto no vivieron en un ambiente visionario. El gran Charles Dickens, escribiendo en Inglaterra, explicó el por qué. Él llamó la visión de José Smith una absurdidad: "ver visiones en la era de los ferrocarriles".

Wilford Woodruff se convirtió en miembro de la Iglesia de Jesucristo porque él había conocido en su vida temprana a alguien que él creía que era un profeta y quien le había alertado sobre la pronta restauración del cristianismo primitivo. Esta notable historia, que se incluyó en el manual de lecciones sobre el presidente Woodruff, ilustra el mundo visionario en el que se crió a José Smith. Aunque hubo algunos casos (uno o dos) en los que el visionario relató haber tenido encuentros con dos mensajeros celestiales, a menudo fue el Hijo de Dios, quienes señalaban que se les apareció.

Pero ha exisitido y todavía existen pueblos que no se ven afectados por el escepticismo post-ilustración sobre las cosas divinas, quienes están abiertas a visiones y otros encuentros dramáticos con lo divino, aunque a menudo no hablan en público sobre tales cosas, ya que tienden a verlas como bendiciones estrictamente privadas y no algo sobre lo que uno debería estar chismorreando y jactándose.

El establecimiento de la Iglesia restaurada de Jesucristo comenzó con el Libro de Mormón.

Los primeros misioneros en la Iglesia usaron el Libro de Mormón, no el relato de la Primera Visión como un testigo de que los cielos estaban abiertos, y que cada individuo, al aplicar la promesa en Moroni 10: 3-5, puede recibir una manifestación directa de nuestro Padre Celestial a través del Espíritu Santo, de que el Libro de Mormón es verdadero. Después de que se obtiene un testimonio, le sigue el testimonio de que José Smith es un verdadero profeta, ya que él tradujo El Libro de Mormón y restauró la plenitud del Evangelio bajo la dirección del Salvador.

La naciente Iglesia de Cristo se organizó con el Libro de Mormón, los testigos de las planchas, la restauración de las llaves del sacerdocio y no directamente con lo que llamamos la Primera Visión, aunque esa experiencia inicial ayudó a José evitar lo que podría percibirse como dañino contaminación sectaria. El registro histórico muestra que José nunca prestó atención a los credos ni a los argumentos de los predicadores que se discutían unos con otras. Este fue el propósito de la Primera Visión.

Notas:

1.- The Visionary World of Joseph Smith - BYU ScholarsArchive —. Richard L. Bushman. "El interés en los escritos visionarios se remonta a la cultura angloamericana, incluso los segmentos más educados de la población pensaban que las maravillas sobrenaturales aparecían en los cielos y las visiones de ángeles y demonios estaban abiertas incluso a los simples campesinos. Cuando la ilustración tomó impulso a principios del siglo XVIII, los escritores de niveles superiores de la sociedad arrojaron dudas sobre todas las maravillas de la cultura mágica, sueños y visiones, etiquetándolas de superstición y dejados para la gente crédula e ignorante."

2.-  Charles G. Finney, "Memoirs of Charles G. Finney," (1876) 16-18.



El presente artículo se basa en la publicación “Question: What is the difference between Joseph Smith's first vision and other reported visions of God at the time?” de fairmormon.org

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

@mormonorg